lunes, 8 de febrero de 2016

El Cumple de Alber


El Cumple de Alber


     Hace un par de meses, mis haditas recibieron una llamada. Y no una llamada de auxilio, eh? Una llamada que les hizo mucha ilusión porque les proponían el reto de organizar un super cumpleaños muy especial. 


     La llamada la hizo la mujer de Alber. Quería que mis haditas la ayudasen a organizar el cumple de su chico, que cumplía 40 y, claro, quería organizar una super fiesta sorpresa para él y en la que sus amigos se lo pasasen pipa.

     Como ya os imagináis, mis haditas empezaron a pensar ideas ya sin terminar de hablar con Judit (que así se llama la mujer de Alber). Ya empezaron a imaginar localizaciones, ideas para decorar, qué le podrían hacer que recordase su infancia... Miles de cosas!
Vamos! Que, como podéis ver, empezaron el año con un estrés peor del que lo terminaron. Si es que no paran de hacer cosas!!!!!

     Pues bien, lo primero que pensaron fue que, para hacer una fiesta de cumpleaños original y en la que todo el mundo se lo pasase bien, sin cenas copiosas ni sobremesas aburridas, necesitaban un lugar en el que comer de pie, de manera informal.
     A Alber le encanta la sidra y ese era uno de los puntos importantes que tenían que tener en cuenta a la hora de organizar la fiesta así que, no se les ocurrió mejor lugar para celebrar una fiesta de cumpleaños distendida que... en Casa Trabanco.
      Qué mejor que una espicha para poder comer de pie, tomar sidra, bailar y disfrutar toda la noche?

       Hablaron con Lucía, a la que ya os presenté AQUI, y reservaron el Llagar para la fiesta.

      Bien! Tenían el lugar, y sólo les faltaba saber más cositas de Alber para poder soprenderle.

       Le preguntron a Judit y, les contó que, a A Alber le encanta leer el periódico, es muy muy fan de los periódicos, se pasa horas leyéndolo!! disfruta, desde muy peque, leyendo tebeos. Le encanta el Futbol, jugó a él desde pequeño y es algo que le apasiona. Además es socio del Sporting. Le encanta el buen vino (además de la sidra), el queso y La Gula Del Norte (que es su cena preferida).
    Y, sobretodo, es el dueño y Señor del mando a distancia de la tele.

      Genial!! Ya tenían datos suficientes para hacer "El Rincón de Alber" y el Photocall.

     A partir de ahí, la labor de búsqueda de cosas de la infancia de Alber, para recordar toda su vida hasta los 40, corrió a cargo de su maravillosa mujer que se dedicó a "robar" de casa de sus suegros, cositas de cuando Alber era pequeño.
     Por otra parte, mis haditas, comenzaron a pensar en la decoración y en los detalles de traslado de los invitados, DJ para amenizar...

      Llegó el día del montaje y allí se trasladaron mis haditas con todo lo que habían preparado, para decorar y dejar precioso el Llagar de Trabanco para la ocasión.

       Pusieron luces y una mesa de chuches (es que la palabra Candy Bar es taaaaan inglesa que, ya sabéis que prefiero "españolizar", jeje) para las horas en las que el azucar empieza a hacer falta y los invitados quieren tomarse una chuche mientras bailan y toman sus copichuelas.
      Hicieron un árbol de huellas que personalizaron para "el chico del cumpleaños", con unos globos con el número 40, para que, todos los que fueron a la fiesta, dejasen su huella y, con ella, un bonito recuerdo para él.
   
       Llenaron un rinconcito con "bocadillos" con frases molonas, atrezzo para disfrazarse, gafas gigantes, gorros, diademas... para que, los invitados se sacasen fotos en el photocall que también personalizaron con papel de periódico porque, como ya os dije, Alber es un Fan de libro del periódico.




No quedó super chulo?

Y, mirad que bonito el Árbol de Huellas con todas las huellas y firmas de sus amigos. Qué bonitísimo!!!!

Pues esperad porque hay mucho más.

Como querían que Alber tuviese un lugar donde verse reflejado, hicieron "El Rincón de Al" en el que pusieron detalles de todas esas cosas que le gustan y recuerdos de su infancia.
    Y, así de bonito quedó, mirad


      Y, como último detalle, pusieron, alrededor de todas las pipas de sidra del Llagar, una hilera de fotos desde que su mami estaba embarazada de él hasta hoy.
Con recuerdos de toda su infancia, adolescencia, sus amigos, su mujer, sus hijos....
Una larga fila de fotos que cuentan, cada una de ellas, un pequeño capítulo de la historia de Alber. No os parece super bonito?



      Y, por fín, llegó la hora de la fiesta, de reunirse con los amigos y de disfrutar de lo que su mujer, con la ayuda de mis haditas, habían preparado con tanto cariño.

     La fiesta fue un éxito total, se divirtieron, cenaron, bailaron, y, sobretodo, se sacaron miles de fotos en el photocall, donde hubo escenas de lo más variopinto pero, cada una más divertida que la anterior.
  
 Como veis, la gente se lo pasó pipa en la fiesta. 
 A que dan un poco de envidia? A mi mucha!! Porque, como siempre, yo me la tuve que perder. Si es que no hay derecho! Voy a hacer un referéndum (ya que están tan de moda) para que habiliten sitios especiales para gorditas en las fiestas. Que os parece?
Voy a darle forma y ya os contaré.

Madre mía! Ya me enrollé, perdón!! 

Lo dicho, un fiestón de los buenos el que tuvieron para el super cumple.

Así que... sólo me queda, felicitar a Alber por ser un nuevo "cuarentañero" y darle gracias a Judit por confiar en mis haditas para organizar el cumpleaños de su chico.

Mil gracias!!!!!