viernes, 7 de agosto de 2015

La boda de Noelia y Roberto



Hola de nuevo!!

Hoy vengo a enseñaros una boda preciosa a la que yo no pude asistir pero, el que sí estuvo fue el Sr. Carrito (ya sabeis, jeje, mi novio... shhhhh)

Noelia Y Roberto viven en Burgos y, ya sabéis el quebradero de cabeza que es organizar una boda y, muchísimo más si estás lejos.

Así que, esta pareja taaan encantadora, dejó algunas cosas en manos de mis haditas, para que todo saliese tan bien como ellos querían y poder despreocuparse un poco de ciertos prepartivos.

Así que, mis haditas prepararon y personalizaron un montón de cositas para ellos y, allí se fueron.

La boda fue en el Castillo del Bosque de La Zoreda.
Si no lo conocéis tenéis que ir!
Es un sitio absolutamente precioso, dentro de un bosque, con un castillo impresionante y un paraje idílico.

Mirad que bonito es




No os parece un lugar maravilloso? Qué preciosidad!

Pues bien, como os decía, mis haditas, cargadas con un montón de cosas, se fueron para allí a prepararles a Noelia Y Roberto, un bonito Candy Bar con el Sr. Carrito (todavía lloro de envidia por no haber podido ir... pero me cogeré la revancha en breve, jeje) y una mesa de tabaco para que a sus invitados no les faltase nada en ese día tan especial.








Mirad que precioso estaba el Sr. Carrito con todos los dulces que colocaron mis haditas

La verdad es que, debió gustar mucho, porque no quedó nada!! Qué alegría!!!


Como os decía, también prepararon la mesa de tabaco para los invitados y la dejaron así de bonita




Después de preparar todo esto, mis haditas se encontraron allí con un ya viejo conocido que las tiene enamoradas por ese gusto a la hora de decorar con flores.
Imagino que ya sabréis que hablo de Pando Floristas  que hacen auténticas maravillas en decoración y habían preparado un centro tan divino, que mis haditas no pudieron dejar de fotografiarlo




Menuda maravilla, verdad?


Sólo me queda deciros que, la boda fue un éxito. Todo salió a la perfección y, tanto los novios como los invitados, se lo pasaron en grande.

Y, por supuesto, me queda desearles muchísima felicidad a Noelia y Roberto y que disfruten de su nueva vida en común.